Tratamientos de belleza para tu boda

Desde que se anuncia la boda hasta que se lleva a cabo, suelen pasar unos meses, el tiempo necesario para prepararte con calma y sin agobios. Sin embargo, no debes dejar las cuestiones de belleza para última hora, de lo contrario el estrés hará estragos en tu piel.

Piel perfecta, rostro radiante, mirada intensa, labios jugosos, peinado favorecedor, huir de las estridencias y complementos que realcen la personalidad de la novia son las claves para triunfar el día de la boda, porque ella es la estrella principal y tiene que ser la más guapa.

Solo es cuestión de planear una agenda de belleza con los programas imprescindibles para llegar guapísima a tu boda: masajes, cuidado del rostro, elección del peinando, pruebas de maquillaje, manicure y pedicure.

Escoger el vestido adecuado a tu silueta y personalidad es tan importante como elegir el maquillaje y peinado. Pero ningún color quedará perfecto si tu piel no está preparada, hidratada y luminosa. Para ello es necesario limpieza, exfoliación, mascarillas relajantes y máxima hidratación.

Si tu presupuesto es corto  esto es lo que puedes hacer en tu casa.

Tres meses antes: Debes hacer una limpieza profunda de cutis cuatro semanas antes de la boda, para evitar enrojecimientos.

Quince días antes: La exfoliación será dos veces a la semana y las mascarillas hidratantes, relajantes o revitalizantes todos los días, además de la hidratación mañana y noche; todo esto aportará luminosidad al rostro.

Una semana antes: Te recomendamos ir al salón de belleza para reparar tu corte, probar dos o tres peinados que armonicen con tu rostro y vestido, y hacerte mechas o reflejos.

Tres días antes: Depilación de cejas, axilas, piernas e ingles, decoloración del vello de los brazos, masaje y exfoliación corporal.

Un día antes: Es imprescindible el manicure y pedicure en tonos porcelana, beige o rosa claro.

El día de la boda: Baño relajante, hidratación corporal, maquillaje fresco, ligero y en tonos naturales, y peinado que armonice en conjunto.

Te proponemos un programa completo, con todo tipo de detalles para realizar un tratamiento de belleza y bienestar, ahorrándote tiempo y nervios:

Tres meses antes: Se recomienda la primera visita a la estética, para realizarte un diagnóstico y precisar lo tratamientos que necesitas.

Mes y medio antes: Es necesario limpiar tu piel para facilitar la penetración de los productos de los tratamientos y para que tu maquillaje luzca perfecto. Tras la limpieza, mantén tu piel cuidada hasta el día de la boda, limpiándola con productos adecuados a tu tipo de piel y una mascarilla todos los días durante dos semanas, así equilibras tu piel y le aportas luminosidad.

Un mes antes: Te debes hacer la prueba de maquillaje. A pesar de su naturalidad, es un maquillaje muy elaborado que te embellece siendo apenas percibido.

Tres días antes: Depilación del vello de las piernas, de las axilas y de las ingles con cera caliente. Debes darle forma a tus cejas, pues su grosor y longitud pueden cambiar drásticamente la expresión de tu cara.

Un día antes: Es imprescindible un tratamiento facial con oxígeno puro y principios activos que penetran en las células cutáneas, proporcionando a la piel luminosidad, elasticidad y frescura. Por último, el manicure.

Con estos cuidados estéticos, llegarás relajada a tu boda, pues los masajes y tratamientos fomentan el sueño. Al día siguiente, sólo tendrás que ponerte en manos del peinador y del maquillista para lucir espléndida en tu boda.

This website uses cookies.