Categories: Belleza y Salud

Tés para relajarnos

Estamos de acuerdo que después de un día de estar de arriba para abajo, el trafico, la oficina, la casa, los niños, lo único que queremos es poder relajarnos .

Por lo general, cuando hay demasiado cansancio acumulado, el cuerpo se encuentra en tal estado de alteración y desequilibrio, que en esa condición es casi imposible intentar tener un buen sueño, que le permita al cuerpo recuperarse

Pues bien la naturaleza nos ofrece un buen momento con plantas capaces de relajar nuestra tensión y estrés

  • La infusión de tila o de flores de tilo realmente, ayuda no sólo a relajar y a calmarnos, sino a disminuir incluso la acidez en el estómago, por lo que es una infusión recomendada incluso a personas con acidez y digestiones pesadas.
    Se deberá sumergir en agua hirviendo las flores de tilo, apagar el fuego, y dejarla reposar durante aproximadamente dos o tres minutos. Si desea endulzarla, hágalo con un poco de miel

  • La  melisa ayuda mucho a encontrar un excelente estado de relajación, ya que cuenta con un efecto sedante que se consigue gracias a sus aceites esenciales, que se desprenden en seguida al entrar la planta en contacto con el agua hirviendo.
    Cuando el agua rompa a hervir, deberá añadir las plantas, apagar el fuego, y dejarlas reposar durante unos cinco minutos


La pasiflora, es una planta que también es de gran utilidad en la búsqueda de un buen estado de relajamiento, e incluso puede ser muy útil para aquellas personas que padecen de insomnio, por lo que es recomendable tomarla antes de ir a dormir, para descansar bien, sin necesidad de tener que acudir a la angustia de no poder dormir. La flor agréguela al agua una vez hervida, tápela por unos minutos y déjela reposar por varios minutos, ojala que no sean menos de cinco y si quiere agregue miel

  • El  espino albar también puede ser muy bueno contra los nervios, siendo ideal, por ejemplo en personas nerviosas o muy nerviosas, que por eso mismo no duermen.
    Se prepara dejando hervir el agua, apagando el fuego, y añadiendo enseguida las flores de espino albar. Tape el recipiente y deje reposar su contenido durante cuatro o cinco minutos.

This website uses cookies.