Categories: Hogar y Familia

Semanas del embarazo 35

Ya estás en el octavo mes del embarazo ¡¡¡¡Que emoción¡¡¡¡¡ ya pronto lo conocerás y podrás tenerlo entre tus brazos  a tu bebe.

Ya pesa un poco más de 5 libras (unos 2,3 kilos, como un paquete grande de azúcar) y mide más de 18 pulgadas (46 cm) desde la cabeza hasta los talones.

Ya tu bebe se encuentra un poco apretado y cada vez mas pesadito y es que su cerebro y su cabeza ya han alcanzado su tamaño máximo. Tu hijo ha producido 100 billones neuronas con 100 trillones de conexiones, que le durarán toda la vida.

Sus riñones están ahora completamente desarrollados y el hígado también está comenzando a funcionar. La mayoría de su desarrollo físico básico está ya completo. En las próximas semanas se dedicará a aumentar de peso.

En algunas mujeres se llega a sobresalir su ombligo como consecuencia de los últimos estirones de la barriga. Igual en estas semanas el bebe comienza su encajamiento  con la cabeza en la parte inferior de la pelvis, y descansa en el cuello del útero.

A medida que te acercas a la fecha del parto, el cartílago blando de tu pelvis empieza a expandirse para que el bebé pueda pasar por el canal vaginal más fácilmente. Esta expansión hace que las mujeres embarazadas caminen balanceándose

No estés preocupada si aun no ha cambado de posición, porque a pesar del poco espacio que hay ahora en el útero,  el feto todavía puede dar varias vueltas antes de nacer.

Empezaras a sentir mucha presión sobre la vejiga por lo cual es posible que tengas que ir al baño a orinar con más frecuencia. El cérvix (cuello del útero) va a dilatarse, a prepararse para el parto.

La hinchazón de tobillos y pies es normal en esta semana, descansa, pon los pies en alto y tómate los descansos que sean necesarios.

Tu doctor a partir de esta semana  quiera verte ahora cada semana y te pida que cuentes los movimientos del bebé para poder controlar su nivel de actividad. Entre ahora y la semana 37 de embarazo, hará una prueba para comprobar las bacterias que hay en la vagina y descartar que esté presente el estreptococo del grupo B. El cultivo se hace pasando un palito, parecido a los que se usan para los oídos, pero más largo, por la vagina y el recto. Esta prueba no es dolorosa.

El estreptococo del grupo B generalmente no causa daños en los adultos, pero si lo tienes y se lo contagias al bebé durante el parto, puede causarle complicaciones como neumonía o  meningitis. Debido a que entre el 10 y el 30 por ciento de las mujeres embarazadas tienen la bacteria, y no lo saben, es importante hacerse esta prueba.

Las bacterias aparecen y desaparecen por sí solas, por eso es que no te hacen la prueba antes). Si tienes la bacteria, te darán antibióticos intravenosos durante el parto, lo cual reducirá el riesgo de infectar al bebé en un 70 por ciento.

This website uses cookies.