Esta semana el corazón es un grupo de celulas musculares aletargadas y diminutas, pero que sobre los 22 dias explota de vida. Una celala se contrae espontáneamente, contagia a sus vecinas y comienza una reaccion en cadena hasta que todas las celulas del corazon emìezan a latir.

Dichas células están programadas para controlar los latiditos del bebé hasta que el cerebro se haga cargo en las próximas semanas. El corazón será el que distribuirá el alimento y el oxigeno que el embrión necesita para crecer.

El corazón del futuro bebé ya late y lo hace con una media de 150 pulsaciones por minuto. Casi el doble que un adulto. De todos modos, no podrás escuchar sus latidos aproximadamente hasta la semana 12 y lo tendrás que hacer con el estetoscopio que usan los médicos, con aparatos especiales o comprobarlo en la  primera eco grafía. Sólo a partir de la semana 27 podrán escucharlo quienes se apoyen en tu abdomen.

Los 23 cromosomas del óvulo ya se han unido a los 23 cromosomas del espermatozoide. Con esta unión se decide el sexo del bebé, las características mentales y físicas. Se presentan las vellosidades coriónicas que van a ponerse en contacto con tus vasos sanguíneos. Con esto el bebe obtendrá de tu sangre los nutrientes y oxigeno, además puede eliminar los productos que no le son necesarios . El líquido amniótico se comienza a juntar.

El desarrollo de la cara, el cuerpo y las extremidades del embrión continúa. Se puede detectar crecimiento de pequeñas aletas que llegarán a ser los brazos y piernas de tu bebé.

Los hemisferios del cerebro se encuentran en pleno desarrollo. El intestino se detecta como parte del cordón umbilical (más adelante regresará al estómago).

La aparición de bronquios primarios en los pulmones y el crecimiento de los ojos y fosas nasales es aparente. El tamaño de la cabeza es y seguirá siendo por algunos meses mucho más grande que el cuerpo.

This website uses cookies.