Reglas para comer bien sin pretextos

Si realmente quieres empezar a bajar de peso y obtener los resultados reales debes dejar de hacer algunas cosas y comenzar a hacer otras para ver los resultados deseados

No te saltes comidas. La razón es muy sencilla y poderosa: tu estómago “no sabe” cuándo recibirá alimento de nuevo así que manda señales hormonales y neuronales para que tu organismo almacene como grasa lo que estás comiendo, en vez de utilizarlo.

Haz un diario de comidas. No te vuelvas loca con los detalles y mucho menos con las calorías, el punto es que seas consciente de lo que comes cada día para asegurarte de que no estás abusando del pan, el azúcar o la sal, por ejemplo.

Respeta tu decisión de comer sanamente y no te engañes comprando una caja de galletas o chocolates con el pretexto de que “será para las ocasiones especiales”. Tú sabes que en menos de una semana esa caja estará vacía.

Cuando comes en frente de la televisión o estás de pie te distraes y es fácil que comas más de lo que deberías. Mastica despacio para que quedes satisfecha con menos comida y tu digestión mejore.

Es normal que quieras recurrir al café cuando estás cansada, pero una manzana tiene el mismo efecto “despertador” en ti. Si quieres algo calientito para tomar, prefiere té verde famoso por sus antioxidantes.

Comer sopa te llena más que comer  pasta o arroz.  Ya  que los alimentos licuados te sacian más que cuando están en su estado normal, y por supuesto, el hecho de que sea líquida tiene todo que ver. Además, la sopa tiene más alternativas saludables y nutritivas de preparación licua cualquier verdura con un poco de crema baja en grasa y listo.

La fibra es tu mejor amiga, Si cenas diario, previenes cáncer colorrectal que tiene una morbi mortalidad muy alta, y si cenas fibra regularizas y mejoras considerablemente tu digestión. Ojo: que no te limite el cereal. Las frambuesas, fresas, ciruelas, manzanas, pepinos, lechuga y muchas frutas y verduras más son ricos en fibra.

No hay absolutamente nada mejor para una piel y cabello hidratados que el agua No pongas todas tus esperanzas en los tratamientos y las cremas hidratantes, toma dos litros de agua al día y verás una diferencia real.

Los productos adicionados con hierro abundan en el mercado. Es importante que sepas que si el producto es lácteo o va mezclado con lácteo, como el chocolate en polvo tu cuerpo no absorberá el hierro en absoluto. Prefiere combinaciones de hierro con vitamina C jugos adicionados o en platillos como un chile relleno de frijoles.

El queso es delicioso pero muy poco saludable porque tiene mucha grasa. Los únicos quesos que son completamente buenos para ti: el panela y el Oaxaca. No es necesario que elimines tu consumo de los otros tipos de queso, sólo redúcelo.

This website uses cookies.