Categories: Hogar y Familia

Obligar a los niños a comer todo lo que hay en el plato no es bueno

En una investigación reciente se descubrió que mas de la mitad de los papas que actualmente tenemos niños pequeños y adolescentes obligamos a que coman todo lo que hay en el plato.

El estudio halló que algunos padres presionan a sus hijos para que coman más, y otros para que coman menos.

No es sorprendente que las conductas restrictivas fueran más comunes entre los padres de niños con sobrepeso u obesidad, mientras que las conductas de presión para que coman eran más comunes entre los niños que no tenían sobrepeso.

A medida que aumentan las tasas de obesidad en los adolescentes, los investigadores buscan factores que podrían ser modificables para ayudar a los adolescentes a mantener un peso saludable.

Hace mucho que las conductas de los padres relacionadas con la comida, ya sea restringir la comida o animar a los niños a comer más, se consideran como un factor en el peso de los niños.

Los investigadores hallaron que las conductas alimentarias restrictivas eran más comunes entre los padres que tenían hijos con sobrepeso u obesos. Las conductas alimentarias de presión para comer eran más comunes entre los padres con hijos de peso normal.

Un experto señaló que en los últimos años, lo que se considera como un peso normal ha cambiado.

Hay tanta obesidad, que cuando vemos a un niño con un peso normal, los padres inevitablemente piensan que el niño está flaco, pero si un pediatra controla el peso y la estatura del niño, quizás incluso tenga sobrepeso. Hay un amplio rango de normalidad, y para muchos adolescentes, ser delgado y larguirucho es normal. .

El estudio también halló que los papás eran más propensos a presionar para que comieran, y los chicos adolescentes eran más propensos a ser presionados para comer por sus padres que las chicas adolescentes.

Los niños comen como sus padres. Tiene que modelar el control de la porción y unas buenas opciones nutricionales.

La familia entera debe tomar una decisión en conjunto de aumentar la cantidad de frutas y verduras, y de reducir las calorías vacías de las bebidas.

Los padres deben permitir a sus hijos tener libertad cuando comen, Nosotros podemos controlar los tipos de comida que hay en la mesa, y poner muchas opciones saludables solo asi, dejaremos  que el niño elija cuánto desea comer. Permítales que regulen su propia ingesta.

This website uses cookies.