Categories: Hogar y Familia

Mitos y realidad sobre el hijo único

Actualmente el mundo se mueve de manera completamente diferente a la generación de nuestros papas y más aun a la de nuestros abuelos, seguramente te ha tocado escuchar o ver que las familias antes estaban conformadas por un numero grande de hijos

Los tiempos cambian, las generaciones evolucionan  y las prioridades también, ahora las mujeres buscamos el desarrollarnos profesionalmente y esto quita mucho tiempo a la maternidad que cada vez se va postergando a mayor edad.

La mayoría de las familias jóvenes en nuestra sociedad se deciden por tener un solo hijo ya que las condiciones económicas no son las ideales, se producen mayores rupturas sentimentales y además existen más problemas de infertilidad.

Tienden a ser categorizados como malcriados, caprichosos, egoístas y poco sociables, sin embargo esto solo es un mito ya que ahora los pequeños son personas más seguras de sí, no tienen miedo a interactuar, tienen más delimitados sus imites y son amistosos con niños de su edad

También sufren la sensación de tener que ser los mejores ya que el resto de la familia tiene grandes expectativas incluso los padres, proyectan sobre su hijo aquellos deseos y propósitos que ellos nunca llegaron a lograr, pero que creen que su hijo conseguirá si le presionan.

En diferentes etapas de su vida el hijo único sentirá y pedirá la necesidad de compartir la vida con un hermano o hermana esto muchas veces puede ser compensado con la compañía de amigos, sociabilizando y no permaneciendo siempre en su hogar. Compartiendo las diferentes experiencias harán que los hijos se sientan a gusto y que ser hijo único no pase a ser un tema con el que se sientan incómodos.

Es importante recalcar que la educación y el comportamiento del pequeño dependen de la educación que le hayan proporcionado sus padres, al igual que sucede con los niños que tienen hermanos.

Los expertos creen que los niños que no tienen hermanos lograrán en futuro tener más posibilidades de éxito en cualquier campo, ya que crece con mayor libertad tanto de espacio como de atenciones por parte de sus padres, lo que le genera menos ansiedad.

Entre los beneficios que vemos al tener un solo hijo está el poder ofrecer mayores posibilidades a la hora de educarle, elegir mejores colegios ya que los gastos son solo para el, actividades extraescolares, por lo tanto puede contar con más oportunidades en la vida.

En general tanto los hijos únicos como los que tienen hermanos pasan por etapas de la vida muy similares, pero no por ello deben ser diferentes, si la educación es buena, nadie notará que la persona, al llegar a la edad adulta no ha tenido hermanos.

No es definitivo para formar a una persona este detalle, sin embargo, se debe vigilar mucho la forma de educar a los niños para que no tengan carencias ni problemas tanto en su infancia como a la larga.

 

This website uses cookies.