Categories: Vida en Pareja

Lo bueno y lo malo de mudarte con tu novio

Hoy en día muchas mujeres ya no necesitan de una boda por la iglesia o por el civil para decidirse a vivir con su pareja

Quizá hace algunas décadas las parejas que tomaban la decisión de vivir juntos antes del matrimonio eran casi inmorales y muchas veces eran catalogadas como rebeldes al no  aceptar la idea de matrimonio y que, en general, tenían ideas radicales sobre la vida y por eso terminaban separados.

Hoy, el riesgo de que una mujer se divorcie  después de vivir con su pareja es 28% menos que las que jamás  vivieron con su esposo. Te presentamos lo bueno y lo malo de mudarte con tu novio.

Lo bueno

Ser recibida por alguien que te ama. Después de un día pesado en el trabajo, nada es mejor que llegar a casa y ser recibida por un abrazo y muchos besos de tu novio. Además de despedirte de cenar tú sola en la barra de la cocina, puedes platicar con él, sacar tus frustraciones del día y pasar una deliciosa noche de sueño pacífico a su lado.

Regresar a la etapa de sexo sin parar Mudarte con él hará que esa etapa regrese, y será mejor que nunca porque estarán juntos prácticamente  todo el tiempo.

Menos mensajitos, más plática. Tu teléfono descansarán con alivio si te mudas con tu novio: los mensajitos serán breves y las pláticas podrán ocurrir cara a cara, y no con la mano dormida por sostener el auricular después de dos horas de intensa conversación.

Lo malo

Adiós casa. Alguno de los dos va a tener que despedirse de su antigua casa, y si antes vivían con sus respectivos papás la situación puede ponerse muy dramática. Tendrás que acostumbrarte a un nuevo espacio y decirle adiós a los pequeños detalles que te encantaban sobre tu casa.

Conocer la realidad de tu pareja.-  Por más tiempo que hayan pasado juntos como pareja y por más confianza e intimidad que exista entre los dos, cuando vivan juntos empezarás a descubrir cosas sobre él que antes no “salían a la superficie”: hábitos de sueño, de limpieza, de alimentación… y de pronto ese lindo ruidito que hacía al mascar chicle se volverá insoportable.

Él siempre va a estar ahí. Y al principio puede ser muy lindo y tierno, pero inevitablemente llegará el momento en el que ya no quieras verlo más. Esto no significa que quieras terminar la relación, pero sí que necesitarás establecer límites sobre el tiempo que pasan juntos, lo que puede provocar problemas y discusiones.

This website uses cookies.