Categories: Belleza y Salud

EL PODER DEL PENSAMIENTO

El ser humano genera tres grandes fuerzas: pensamiento, deseo y acción. Y de éstas la que tiene efectos más alcance es la del pensamiento.

El pensamiento como toda energía, puede usarse para fines buenos o malos, puesto que el pensamiento es un poder que toda persona ejerce en algún grado, es importante saber qué es el pensamiento y cómo puede guiárlo y controlárlo.

Los efectos del pensamiento pueden clasificarse en dos grupos:

Los efectos en el ser humano son: primero, el establecimiento de un hábito vibratorio en el cuerpo mental, por la repetición del pensamiento; y, segundo, los efectos producidos en los cuerpos emocional y causal.

Los efectos externos del pensamiento, ocurren en el campo mental. Esto explica por qué es tan importante pensar en cosas constructivas.

No sólo se producen reacciones físicas y emocionales que se vuelven casi automáticas, el resultado de un pensamiento suficientemente poderoso, puede corresponder al de una explosión terrible en la atmósfera física.

De manera similar, las emociones afectan la materia tenue y sensitiva del campo mental.

Tal como se escoge un canal en la radio, se puede escoger un canal de pensamiento y sintonizarse con él. Es obvio, entonces, lo importante de mantener nuestros pensamientos a un nivel elevado a fin de sintonizarnos con las vibraciones más elevadas del mundo mental. Pensamientos nobles son un escudo contra pensamientos negativos.

La manera de limpiar una habitación pobremente ventilada es abriéndola y dejándola llenar de aire fresco.

Si nuestros pensamientos son positivos, se incorporarán de tal modo que harán menos efectivas otras influencias.

Si mantenemos algún pensamiento noble, una bella poesía, alguna cita inspiradora, o una aspiración elevada, estarán siempre disponibles cuando la mente quede libre de la necesidad de concretarse en alguna tarea particular .

Recuerda cultivar hábitos mentales correctos, deja en libertad la mente para concentrarla en asuntos esenciales.

La práctica diaria de la concentración en los detalles que van surgiendo en la vida cotidiana, hace que se forme este hábito.

El segundo aspecto es el de la meditación; sin mencionar ésta sería incompleta toda discusión sobre el poder del pensamiento.

La práctica regular de la meditación diaria se recomienda para fortalecer ese control de la mente que se hace más y más necesario.

This website uses cookies.