Categories: Hogar y Familia

Como aplicar disciplina en casa

El otro día en una plática con amigas que tienen hijos de la misma edad de mis niñas nos pusimos a analizar cómo han cambiado el tipo de educación que tuvimos al quedamos.

Mucho tiene que ver con “traumas” que según decimos tuvimos de pequeños y por eso manejamos las situaciones con nuestros pequeños de una manera diferente a la de nuestros padre.

Pero que tan bueno o malo puede resultar este método. Estamos en una de las épocas donde muchos hijos son totalmente indisciplinados. Nadie sabe si son así porque no han sido educados de ninguna manera, ”están enteros”, si es que están totalmente consentidos o es que los padres tienen miedo a que los hijos con la disciplina se traumen sicológicamente

Y es que pareciera que la razón siempre la tienen los hijos, muchas veces preferimos dejarles hacer lo que quieran, pues llevarles la contraria, ponerles reglas y hacérselas cumplir, conlleva mucho trabajo y dedicación.

Por lo cual me di a la tarea de investigar cuales son los límites y disciplinas que debemos aplicar en casa y corregir muchas vives nuestras acciones para dejarle al mundo unos hombres y mujeres de bien. Por ello debemos:

  • Poner orden, responsabilidades y educación en la familia. Si tu papa castiga alguna acción con firmeza y tu niño llora hijo no te martirices de tirano. Es preferible que seas firme y justo en la aplicación de la disciplina.
  • Debemos enseñar a nuestros hijos sentimientos de humanidad, sencillez y grandeza, reconociendo sus debilidades y defectos, para que aprenda también a aceptarse, valorarse y quererse con sus propias limitaciones.
  • Disciplinar con paciencia, afecto y cariño para conseguir los efectos deseados de obediencia, persuasión, orden y rigor para que los hijos vayan logrando las cosas poco a poco.
  • La disciplina no debe ser el motivo para controlar ni fiscalizar permanentemente la vida de los hijos.
  • Estar firmes en sus decisiones y mantener la palabra dada. Ser consistente con las acciones y actitudes, tanto en los castigos como en los premios. El buen comportamiento y el esfuerzo se debe de premiar siempre con un gesto de afecto y de alabanza.
  • Como padres nunca debemos decir a nuestros niños que son malos, pues pueden hacer algo mal, pero intrínsecamente son buenos. Siempre que pueda debe ignorar el mal comportamiento de los hijos, pues así extingue.
  • Nunca está de más pedir un  consejo a expertos sobre las distintas formas o sistemas de premios y castigos que mejor hagan comprender a los niños los beneficios y perjuicios relacionados con el comportamiento en la familia, escuela y sociedad.
  • Ser un ejemplo vivo practicando los valores y virtudes que pretendes inculcar en tus niños. Si no da ejemplo de buen comportamiento, no puede aplicar ninguna norma de conducta ni su correspondiente actitud disciplinaria.
  • Tener unas normas claras, precisas y razonadas de funcionamiento con sus correspondientes castigos  o premios.

This website uses cookies.